u

Soy algo friki, algo otaku, algo (bastante) ratón de biblioteca, algo (más bastante aún) escritora, algo cinéfila y no puedo vivir sin música más de una semana. Nunca me pidais dibujar xD sería el apocalipsis. Adoro el mar, más bien la naturaleza en general.//I'm a bit of a nerd, otaku, a bit (more) of a bookworm, some more of a writer, a bit of a film lover and I just can't live without listening to music at least once a week. Never ever ask me to draw something xD It would be the worst thing your eyes could see. I love the sea, well, everything about nature, basically.
PS: yeah, I'm Spanish, so if I fail at writing English, sorry >.<

x
1 2 3 4 5

Libertad {Una palabra, una historia}

¡Hola!
Hoy vuelvo a venir con un reto de escritura. Lo siento, es que se me solaparon durante mi viaje y como además no publiqué, ahora tengo que ir muy seguido. Aunque está bien, porque quería dejar más tiempo entre las “temporadas” de Angie y Nir que con casi total seguridad sea lo próximo que suba al blog, a no ser que me de una venada. Tengo alguna entrada más planteada, pero serán el grueso del blog en cuanto vuelva de vacaciones.
(y también tengo premios, uff… se me junta todo)
En fin, hoy toca un relato de una palabra, una historia que, como veis, trata sobre la libertad. Últimamente estoy dejando volar la imaginación y ver a qué puerto me lleva, y este relato ha sido raro, pero entretenido. A ver qué opináis vosotros jeje.
¡Espero que os guste!

Despacio. Muy despacio, la joven dejó escapar el aire de sus pulmones, hasta que sintió que estos comenzaban a colapsar por la diferencia de volumen.
Era difícil explicar por qué sentía la necesidad de hacer eso. Tal vez por renovarse. No podía cambiar de piel, al menos no de manera consciente, sus neuronas seguían siendo las mismas y mucho menos podría alterar tan drásticamente su código genético.
Pero claro, había cosas que podía hacer. Y respirar era una de ellas.
Pero respirar en el mar era distinto. Cuando no ves costa sientes que puedes perderte en el fondo azul sin preocupaciones, sientes que todo tu cuerpo rezuma…
Libertad, eso rezumaba su cuerpo, y por eso necesitaba expulsar todo el aire que la encadenaba a tierra.
Había pedido un último deseo antes de morir. Estaba condenada a muerte por brujería y habían sido tan amables como para darle a escoger su modo de morir. Ella había pedido ser atada a una balsa y llevada por la corriente. Y eso habían hecho.
Volvió a inspirar. El salitre se introdujo en su nariz, pegándose a las paredes de su tráquea a medida que fluía por su cuerpo. El agua salada se pegó a sus pies, fluyendo como si hubiera un capilar invisible que lo hiciera ascender por el borde de su cuerpo, cubriéndola al completo. Pronto su cuerpo se volvió translúcido, despacio, como un flujo por cada respiración.
Habían sido tan estúpidos como para creer que por atar a una bruja a un poste iban a impedirle vivir. Y aunque no pensaba volver a cometer el error de mezclarse con humanos, no pretendía morir. Habían creído que se iba a dejar matar. Pero ella eligió no morir nunca.
Se desvaneció en agua, fluyendo eternamente en el cauce más grande del mundo.
Sería eterna, y sería libre.

from Blogger http://ift.tt/1oqdRg8

Dear Diary VII: Ela.

¡Hola!
No sé si visteis el banner de “Dear Diary” en el lateral de cosas en la que participo en el blog, pero hubo un día que me desperté con ganas de apuntarme pese a estar en 2000 iniciativas. Yo es que me apunto a un bombardeo en estas cosas de escribir.
Así que nada, aquí ando, con una nueva iniciativa y una nueva entrada. Tras investigar un poco sobre cómo quería enfocar la historia, escribí de seguido, y espero que os guste. Por cierto, si queréis apuntaros, pasad por aquí.



Chica soñadora encerrada en una habitación de hospital.



Querido diario.

Respirar hondo ya no es lo mío. Les he dicho a mis médicos que me injerten unas branquias, pero no quieren hacerme caso. No quieren creer que sea una sirena.
Yo sigo cada vez más convencida de que es verdad, de que el hecho de tener las piernas atrofiadas tiene un sentido más allá de la enfermedad. Puedo nadar perfectamente, y, si tuviera branquias, podría bucear y ser feliz.
Pero al parecer eso no es suficiente para convencerlos. Me dicen que mis neuronas no funcionan y yo me río, pensando en Stephen Hawking, y me río pensando en mí. Ahora solo valgo para tener un cerebro que funcione, y…
Y lo malgasto contigo, porque eres lo único que tengo. Espero que estés orgulloso.
Sé que tal vez me quede poco de vida, que no voy a ir a mejor, que no saldré de esta cama.
Pero tal vez no ande pero vuele, tal vez esté encadenada al suelo, pero no pueden apartarme del cielo en mi mente. Ni del mar, soy agua y soy mar, y ninguna prueba de ADN me dirá lo contrario. Porque dicen que la esperanza es lo último que se pierde, pero es mentira. Claro que he perdido la esperanza, los datos son claros y mis ojos, por suerte, funcionan bien.
Lo que no pueden obligarme a perder, es la imaginación. Y cuando mis neuronas mueren van al mar, y cuando yo muera, seré una sirena.
Y nadaré.
Ela.


from Blogger http://ift.tt/1ueo3Nl

Te robo una frase.

Hoy tenemos una nueva iniciativa de escritura que se explica más abajo, se trata de Te robo una frase, una iniciativa que se explica más abajo, pero que básicamente consiste en utilizar una frase de una novela dentro de un relato corto. La frase de hoy era:
El objeto que sujetaba era un pequeño cilindro con un agujerito en la parte superior. Se lo acercó a la nariz y lo olió. — Isaac Asimov – En arena estelar
Y, sin más miramientos, el relato en el que he decidido incluirla.

 Hoy Cocinas Tú.


Siempre había sido la cocinera de casa.‭ ‬Llegar de trabajar y sentarme en el sofá nunca había sido posible.‭ ‬Dos años llevaba viviendo junto a Eric y nunca,‭ ‬ni un solo día,‭ ‬había llegado para encontrarme con que había preparado la comida.‭ ‬Podía ser que hubiera comprado algo para llevar.‭ ‬Pero,‭ ¿‬cocinar‭? ‬No,‭ ‬Eric parecía alérgico a las placas de inducción de nuestra casa.
Pero todo cambió el primer día de mi ascenso. No había dejado de recibir llamadas todo el día y comencé a sentir agobio hacia las cinco de la tarde, cuando aún me quedaba mucho por hacer. Los papeles se iban acumulando y hasta el teclear del ordenador me causaba dolor de cabeza. Creía que mi cabeza iba a explotar del dolor.
Y entonces, me llamaron para darme la buena noticia, y todo mi cuerpo, de golpe, se volvió más ligero.
Las siguientes horas, hasta las ocho de la noche, se volvieron mucho más livianas y cuando llegué a casa todavía estaba en una nube. Ni siquiera había avisado a Eric de mi gran ascenso.
- ¡Hoola!- Saludé desde la puerta, dejando las llaves en el cuenco de la entrada. Eric apareció del pequeño despacho al lado de la entrada, sonriendo, tal vez contagiado por mi entusiasmo. No me dio por preguntarle, solo salté a sus brazos como si volviera a tener veinte años.- ¡Tengo un ascenso!
Eric rió casi tanto como yo, sujetando mis muslos para no caerme, y besándome. Sonreí, fijándome en sus ojos azules como si no hubiera nada más, y nos dejamos seducir por la emoción durante unos largos diez minutos.
- ¿Y qué vas a preparar de cena para celebrarlo?- Suspiré, dicen que la magia no dura para siempre. Volví a posar mis pies en el suelo y miré a Eric y la cocina.
- Ah ah, hoy es mi día.- Reí, girándome hacia el salón y arrastrando una butaca hacia el borde de la cocina.- Hoy cocinas tú.
Si Eric quiso reprochármelo, debió darse cuenta que no iba a hacer nada cuando me senté de lado en la butaca, observando con curiosidad. Él titubeó al principio, acercándose con cuidado a la encimera y cogiendo el primer objeto que se encontró sobre la encimera.
El objeto que sujetaba era un pequeño cilindro con un agujerito en la parte superior. Se lo acercó a la nariz y lo olió. Acabó estornudando y apartando el pimentero, con una mirada cargada de rabia. Me reí para mis adentros, haciendo mi único aporte a la noche y buscando una receta sencilla en la tablet, que luego coloqué al lado de Eric.
Siguió husmeando por la cocina en busca de los ingredientes y revisando uno a uno los vídeos indicativos, como un niño pequeño. Me parecía sorprendente que nunca hubiera pisado una cocina en su vida y que ni supiera calentar el agua para hervir la pasta…
- Eric, ¿cómo sobreviviste en la universidad?- Pregunté, divertida.
- Comida a domicilio.- Comentó, sacando una tira de espagueti y dándole un mordisco. Oí el crujido desde el sofá.- Esto ya está. Está muy rico, ya verás. La mejor comida de tu vida, te lo prometo.
Arqueé una ceja, acercándome al teléfono.
- ¿Qué haces?
- Será mejor que reservemos para cenar esa “mejor comida de mi vida” de la que tanto me hablabas…








from Blogger http://ift.tt/Ww7OfE

Correspondencia ajena II: Caminando por el bosque…

Segunda entrega de Correspondencia Ajena, yo juro que intenté resistirme, pero hay tributos que hay que hacerse, pese a todo.
Emisor: Un soldado que marcha a la guerra. Destinatario: (a elegir).




Querida mamá

Hoy es el último día de mi vida.
Lamento ser tan franco, lamento ser tan serio. Solo sé que ya no vivo, que ya no soy yo. Sólo se que ya se ha acabado todo.
Anoche las balas surcaban el cielo, las sirenas nos alertaron tarde y fue una emboscada en toda regla. No sé cómo pude ponerme en pie, pero ojalá no lo hubiera hecho. Ojalá no hubiera cogido el rifle, ojalá no me hubiera puesto las botas o me hubiera parado a atarme los zapatos.
Ojalá no hubiera visto al soldado entrar en mi tienda de campaña, con su rifle en alto. Ojalá me hubiera apuntado, ojalá no hubiera alzado yo mi arma.
Ojalá no hubiera disparado.
¿Sabes a quién disparé, Mamá? Disparé a José. Al vecino, al niño con el que crecí. Aquel hombre con el que jugaba a la guerra cuando yo quería jugar a amor.
Disparé al único hombre que me ha importado, por defender una bandera que no siento. Y esta vez, no era un juego.
Hoy no volveré a casa. Alguien cogerá mis botas.
Mamá, la próxima carta que te escriba, será desde el cielo. Pero no me llores, por favor.
Yo ya estoy muerto.

Dos claveles en el agua
No se pueden marchitar
Dos amigos que se quieren
No se pueden olvidar


from Blogger http://ift.tt/1yGmfLJ

powerfulhallucinations:

-Christina Aguilera

Portazo {Microcuento}

En realidad la entrada de hoy no es un microcuento, es un extracto de La Molécula de la Discordia, ese que va adelantado a su tiempo y que se me clavó en la cabeza. Es una primera versión, yo no reviso durante el NaNo, pero bueno, como no quería dejar muy vacío esto, a pesar de estar escribiendo otras cosas, he decidido subíroslo. Puede que haya también algún otro adelanto en los resumenes semanales, quién sabe. Esto me va por venadas.
¡Espero que os guste!


-Pero, ¿por qué con ellos sí y conmigo no? Yo te trato mejor.
- Tal vez porque ellos me gustan.
- No me mientas, Mara. Sé perfectamente que te gusto.
Mara desvió la vista, centrada en la visible cercanía de Liam. Tenía esa mala costumbre de acorralarla, verbal y físicamente.
- Vale, ¿quieres saber por qué no quiero salir contigo, ni besarte, ni nada? Porque sí, me gustas, y tal vez nunca dejaste de gustarme del todo. Pero si me liara contigo, para mí sería gusto cuando para ti sería amor. Y entonces volvería a partirte el corazón. Así que, si vas a seguir con constantes intentos de conquistarme para volver, ahí tienes la puerta. Si de verdad quieres salir como amigos, puedes quedarte.
Hubo un momento de tensión entre ambos. Ambas miradas oscuras se cruzaron, desafiándose. Mara inspiró hondo, conteniendo el aliento. Por primera vez en mucho tiempo era sincera con Liam, y no se había ido por las ramas.
Solo esperaba que lo comprendiera.
Pero Liam suspiró, agachando la cabeza y dándose la vuelta despacio. Los pasos resonaron en el suelo de madera a medida que avanzaba, clavándose en la cabeza de Mara, peores que una otitis.
La puerta se abrió y Liam salió, cerrando con delicadeza.
Pero, en su cabeza, Mara oyó un portazo.


from Blogger http://ift.tt/1s1yjpY

Correspondencia Ajena I

¡Hola!
Hoy iba a subir un relato distinto, un fanfic de frozen la verdad, pero de golpe choqué con el relato de La Sal de Tus Heridas y su iniciativa Correspondencia Ajena que me obligó a escribir y cambiar el orden de los relatos. Así que nada, espero que disfrutéis de la iniciativa, y si queréis apuntaros, ya sabéis lo fácil que es.

 Emisor: Una chica que se enamora de un chico al que suele ver en el autobús. Receptor: El chico.

Los que me conozcáis sabréis que ando en prácticas en el oceanográfico de Gijón. Los que sepáis más sobre mí, es decir, los que me sigáis en twitter, sabréis que hay una pareja que me tiene fascinada por las mañanas.
Esta es la historia de esa pareja.

Querido compañero de bus.

Tenemos que comenzar a hablarnos.
No puede ser que aparezcas y nos sentemos en esquinas opuestas de la parada de bus, que nos quedemos callados a pesar de lo mucho que me gustaría preguntarte qué colonia usas que se impregna en mi ropa durante toda la mañana, haciéndome sonreír cuando la menor brisa me acompaña.
Porque no puede ser que podamos sentarnos el uno frente al otro, que siempre nos busquemos con la mirada al entrar y no queramos que nadie más nos acompañe en el viaje, pero sin embargo luego no me digas nada. Por favor, que me he dormido en tu hombro.
Y, la verdad es que me gustaría poder sentarme a tu lado en una cafetería, y oler tu colonia por las mañanas. Si algún día encuentras esta carta entre los pliegues de tu chaqueta, espero que sepas que he dado el primer paso.
Atentamente.
Yo.


___

En otro orden de acontecimientos, ayer cortocircuité mi ordenador con un vaso de agua, se encuentra en estado inservible y si paso por aquí será un rato por las mañanas y otro por la tarde cuando le robe el portátil a Martín, hasta que logre o bien conseguir uno (que calculo que sea para principios de septiembre) o hasta que vaya a casa donde hay varios que puedo usar.

from Blogger http://ift.tt/1xRcKZR

seruji:

Marc Simonetti - The Colour of Magic 

hombremonstruo:

Creo que es la mejor ilustración de Rincewind que he visto nunca.

artikoono:

The Hoenn Region.

music player codey
viwan themes